Sepa cómo actuar si usted es víctima de un choque trasero

Sin importar cuan hábil sea usted o cuanta experiencia tenga conduciendo automóviles, lo cierto es que cada vez que sacamos nuestro vehículo a la calle estamos expuestos a un accidente o choque de auto. Esto se debe a que no podemos controlar las acciones de los demás conductores, lo que puede desencadenar un choque inminente sin importar con cuanta cautela estemos conduciendo, o cuanta atención le prestemos al tránsito.

Según estadísticas recientes, cada año se producen más de 6 millones de choques de auto en los Estados Unidos, de los cuales 2.5 millones son colisiones traseras. Este tipo de choques son muy comunes y se producen cuando un vehículo impacta a otro en su parte trasera. Como es de imaginarse, estos choques producen varios tipos de lesiones personales en las personas que habitan el auto, además de grandes daños al vehículo.

Ahora bien, ¿cuáles son las causas de estos tipos de choque? ¿Quién tiene la culpa? ¿Quién es responsable? ¿Qué acciones legales debe tomar usted?

Causas y consecuencias de los choques traseros
Entre las causas más comunes de los choques traseros encontramos:

• Falta de atención del conductor victimario
• Condiciones climáticas adversas que dificultan el frenado del vehículo
• Falta de prudencia en la relación a la distancia que debe existir entre dos autos
• Intoxicación del conductor victimario
• Falla en las luces traseras de freno, o averías varias que producen el frenado repentino del vehículo mientras se está circulando

Cuando ocurren choques traseros desencadenados por estas y otras causas, las personas que habitan el vehículo chocado suelen verse afectadas por lesiones personales. La más común en este tipo de choques es el “latigazo”, el cual se produce cuando el cuello, los hombros y la espina dorsal se doblan violentamente a raíz del golpe que proviene de la parte trasera del auto. La hiperextensión de los músculos durante este abrupto movimiento provoca dolores y mareos en las personas.

Otras lesiones personales frecuentes en este tipo de choques son los dolores de espalda, las heridas en la cara y cabeza debido al accionar de las bolsas de aire, heridas en las extremidades debido a golpes en el interior del auto, y hasta cortaduras y raspones provocados por el cinturón de seguridad.

Responsabilidad y negligencia
Es importante tener en cuenta que todos los conductores tienen la obligación legal de obedecer las leyes de tránsito, conducir prudentemente, estar atento a las acciones de otros conductores y peatones, y hasta mantener sus vehículos en buenas condiciones.

La mayoría se los choques se relacionan con actos de negligencia, ya que un conductor incumplió alguna de sus obligaciones legales. En un choque trasero, la negligencia se puede presentar, por ejemplo, como falta de atención al tránsito, o como fallas de los frenos debido a la falta de cuidado del vehículo.

Si usted fue víctima de uno de estos actos de negligencia, y recibió un choque trasero que le provocó lesiones personales, tenga en cuenta que tiene el derecho legal de recibir compensaciones relacionadas, también conocidas como “daños y perjuicios”.

La importancia del asesoramiento legal y el trabajo de los abogados
Usted podrá contar con mucha evidencia (fotografías, reportes policiales, declaraciones de testigos, reportes médicos, etc.), pero si no cuenta con un asesoramiento profesional para ordenarla, presentarla y defenderla, entonces quizás no será capaz de obtener todas las compensaciones que le corresponden. Siempre que sufra un choque trasero, no dude en contactar a un abogado experimentado y solicitar una consulta inicial gratuita.

Nuestros abogados están disponibles para ayudarle 24/7.